Con flores y fiesta a María

Todos los años los católicos devotos y tradicionalistas asisten a la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, Templo de Santo Domingo, durante todo el mes de octubre. La iglesia es adornada meticulosamente con miles de flores y se realizan actividades para honrar a la Virgen del Rosario. Fuera de las puertas del templo está la alegría, color y sabor de la feria, que con sus deliciosos platillos alimentan a todos los fieles que después de rezo deciden acercarse a la fiesta.


Nuestra Señora del Rosario, fieles llegan a su encuentro. (Fotografía: María José Hernández)
























La Iglesia celebra a de Nuestra Señora del Rosario el 7 de octubre. En esta fecha se conmemora la derrota del Imperio Otomano en la batalla de Lepanto en 1571. Si bien las fuerzas turcas eran muy poderosas, los cristianos obtuvieron la victoria por la intercesión de María y el rezo del Santísimo Rosario. Este año tuve la oportunidad de asistir en dos ocasiones al Templo de Santo Domingo a visitar a María y poder vislumbrar cuantas personas acudían a las misas, al rezo de la Corona de Rosas y a disfrutar de la feria.


Es increíble cuantas personas entran a la iglesia para encender sus velas y solicitar un favor a la Reina del Cielo. No hay un horario en el que el templo esté vacío y la procesión para poder ver de cerca la imagen casi siempre es interminable. Era la primera vez que podía visitarla durante el mes que más fieles llegan a ella. Los laicos que acuden a ella entran de formas diferentes, algunos con posturas y gestos más solemnes que otros. Sin embargo, todos llegan movidos inefable amor a esta advocación.

Intenciones para la Virgen del Rosario. (Fotografía: Nicolle Betancourt)

En 1833 fue declarada Reina de Guatemala. Aquí no peleamos contra ejércitos musulmanes que tratan de imponer su creencia. Luchamos contra la corrupción, procesos burocráticos, violencia, desnutrición y demás escenarios que aquejan a los guatemaltecos. Para los católicos que en este mes acuden a la Reina del Santo Rosario, no olvidemos ofrecer una de estas rosas, decenas, por nuestro país. No obtendremos la victoria contra ejércitos feroces, pero si alcanzaremos la gracia y el favor para continuar en la batalla.




San Pío X dice «si quieren que la paz reine en sus familias y en su patria, recen todos los días el Rosario con todos los suyos».

Escuchemos sus palabras y sigamos viviendo la alegría que nos trae esta fiesta.


Galería (Fotografías: María José Hernández)



11 visualizaciones