Día Mundial de la Poesía

«Porque tú siempre existes dondequiera, pero existes mejor donde te quiero»

Mario Benedetti

21 de marzo, día mundial de la poesía. (Foto: Gérman Gómez/Centennial)

Descubrí la poesía sentada en un pupitre de la escuela primaria cuando la maestra nos ponía a leer los versos de Rubén Darío, yo soñaba que alcanzaba las estrellas para decorar un prendedor con un verso y una perla una pluma y una flor.


¡Ah, pero no todo era fantasía! También conocí el dolor de un niño huérfano al que todos ignoraban cuando él tan solo quería una limosna para adornar la fosa de su madre y ante la indiferencia de la gente, empezó con ansiedad, a recoger unas flores, que por estar sin colores y por el sol marchitadas, fueron al suelo tiradas, por manos de unos señores.


Aquella tarde algunas niñas lloramos, mucho más al escuchar las coplas de aquel poema de Juan Manuel Pombo.

Sumergida en un mundo de poesía, yo sí le creí a José Martí cuando contó aquel cuento en flor y dijo que la niña de Guatemala había muerto de amor, pues él volvió; volvió casado, ella se murió de amor.


En aquella hermosa escuela República de Líbano encontramos a la poesía en el silencio de Pablo Neruda que escribió: Me gusta cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca…, nos asombramos cuando recitamos el poema de José Batres Montúfar que a toda hora tenía en su mente a ese ser sola fija sin tregua, pero a la vez no se resistía al sentimiento sin lucha, sin afán y sin lamento, sin agitarme en ciego frenesí, sin proferir un solo un leve acento, las largas horas de la noche cuento y pienso en ti.


Fueron tiempos de formación, de participar en concursos de poesía, de conmoverse hasta las entrañas, de recitar versos escritos por adultos, con un corazón de niña. De búsqueda intensa de voces femeninas guatemaltecas, de encontrar un día exacto a Isabel de los Ángeles Ruano por una de las calles de la zona 1, vendiendo su libro poemas grises, del cual extraigo unos versos del siguiente poema:


Día exacto

Así es el pleno día

puntual exacto

y aún me lucen flores

sobre el cuerpo

y soy vida

y soy color y luz

en este día exacto.

225 visualizaciones