"Fue un proyecto por amor al arte": artistas guatemaltecos buscan trabajo por pasión

En Guatemala existe una infinidad de talento artístico nacional que debe enfrentar las dificultades de buscar un trabajo y un futuro dentro el país.


Por Ammi Canle


Existen muchos artistas guatemaltecos, entre ellos, actores, músicos y pintores, que afirman no recibir el apoyo que desean por parte la población nacional para seguir adelante. El actual viceministro de la Comisión de Cultura, Aníbal Samayoa, explicó que "en el mundo es vital el arte porque expresa la capacidad humana y asombra lo que nos puede dar en áreas disruptivas. Permite visualizar habilidades humanas muy interesantes y que, en mi opinión, son inspiradoras".

Sin embargo, considera que, sobran las dificultades para trabajar y salir adelante en este campo artístico. Una de las principales razones es por el hecho de que “somos un país en vías de desarrollo y eso dice mucho sobre el tipo de país en el que estamos", argumentó el viceministro, “estamos enfocados netamente en la productividad, y vemos al arte y las expresiones humanas en un segundo plano".



Un imitador de Dios

“Dios creó la naturaleza físicamente, en cambio, yo soy un imitador que puede dibujarla”, expresó Esteban Ramos.

Esteban Ramos y Alex Azurdia son dos artistas apasionados por la pintura en aerosol, también denominada aerosolgrafía y más conocida como grafitis en Guatemala. Estos dos jóvenes van tres veces por semana al paseo de la sexta, en la zona 1 de la capital de Guatemala, para mostrar su trabajo a todos los espectadores que se acercan a ver su increíble habilidad para recrear grandes paisajes con tan solo un lienzo, latas de aerosol y un par de minutos.


Esteban Ramos y Alex Azurdia en el paseo de la sexta, zona 1, pintando paisajes al estilo aerosolgrafía. (Foto Centennial: Ammi Canle)

“Elegí pintar porque, aunque no sea tan devoto ni religioso, creo en Dios y siento que soy algo parecido a Dios”, mencionó Esteban, “Dios creó la naturaleza físicamente, en cambio, yo soy un imitador que puede dibujarla y pintar es mi pasión”.


Ambos artistas aprendieron a pintar grafitis de forma autodidacta, no asistieron a ninguna escuela o centro de arte. “No tenemos tanto en la cultura el apoyo hacia el arte”, opinó Esteban sobre una de las mayores dificultades de vivir del arte, “hay personas a las que sí les llama la atención y les gusta, pero no tenemos tan metida la cultura del arte en el país”.


Cada viernes, sábado y domingo, Esteban y Alex realizan una serie de pinturas para mostrarle al público sus diseños, los cuales venden a 40 quetzales cada uno. Comentan que, son muy pocas las personas que compran sus diseños y para reunir un poco más de dinero realizan una rifa. Esta consiste en comprar la cantidad de números que uno desea para que el ganador puede llevarse a casa uno de los diseños, a su elección, que tienen enfrente del público. Esto les ha permitido generar un poco de dinero, ya que son muy pocos los que compran los dibujos.


Las primeras dos fotografías son algunas de las pinturas que realizan para vender. (Foto Centennial: Ammi Canle)

La última fotografía muestra el uso del fuego para dar brillo a sus pinturas. (Foto: Isaías Ramírez)



Presupuesto destinado a artistas


En este 2022, la Comisión de Cultura, que forma parte del ministerio de Cultura y Deporte, ha realizado un total de seis actas. Estas son un documento que presenta el trabajo de la comisión durante las reuniones que se han llevado a cabo, siendo el 23 de marzo del 2022 la última acta registrada dentro de la comisión.


En el registro del acta 5-2022, en la sesión no. 5 realizada en el mes de marzo, Cristhian Calderón, viceministro de Cultura, menciona la existencia de un presupuesto de 8 millones 994 mil quetzales en total, los cuales están destinados a apoyar a los artistas guatemaltecos. El viceministro Samayoa menciona que “la acción es la que a veces me frustra porque en tema de ejecución es algo que sigo sin ver hoy en día”.


Sin saber la forma específica en la que se utilizará el presupuesto, el licenciado Samayoa hace un estimado y explica que "alrededor del 80% del presupuesto va para funcionamiento y que de un 10% al 15% va dirigido a centros arqueológicos y proyectos macro, mientras que el valor humano, que son parte del micro, no se visualiza un gran apoyo".


Centros de cultura y arte en Guatemala


El Índice de Desarrollo Humano (IDH), el cual es elaborado por las Naciones Unidas, indica que los guatemaltecos tienen una mala calidad de vida, de acuerdo con el progreso del país. El Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC) estima que, en Guatemala, solo el 2.6% de la población entre 18 a 26 años inició su carrera universitaria, y el porcentaje que completa más de dos años es incluso menor. Dentro de esta se encuentran las carreras artísticas, en donde las necesidades y la falta de recursos interfiere en la educación y disminuye las posibilidades de estudiar en una universidad.


Guatemala cuenta con una serie de escuelas públicas de arte que fueron creadas específicamente para apoyar al arte y a todo guatemalteco que tiene el deseo de aprender e innovar sus habilidades. Con el propósito de organizar y promover las diferentes formas de expresión artística o cultural, la Dirección de Educación y Cultura creó las Escuelas Municipales de Arte, las cuales cuentan con cuatro categorías: música, escultura, danza y artes visuales.


Este programa artístico está distribuido en varias zonas de la ciudad de Guatemala, con una central en el Centro Cultural Municipal en la 7 avenida de la zona 1.



La universidad pública, San Carlos de Guatemala, cuenta con la Escuela Superior de Arte que ofrece cuatro licenciaturas en arte dramático, artes visuales, danza y música.


El Conservatorio Nacional de Música “Germán Alcántara” tiene como principal objetivo formar profesionales en música de alto nivel y de amplia cultura. Este es totalmente gratuito, únicamente se debe pagar por el examen de admisión. Esto permite a muchas personas interesadas poder aprender a tocar un instrumento y mejorar sus habilidades.

(Video: Ammi Canle)


Un artista emocional


“Mi familia y mis amigos estaban en contra, pero fue un proyecto por amor al arte”, explicó Juan Manuel Maica.

Juan Manuel Maica es un cineasta y productor audiovisual que ha tomado fuertes decisiones en su vida para lograr cumplir su sueño, que es poder hacer de su vida el cine. Empezó en 2017 un proyecto que no sabía que le cambiaría la vida y su forma de verla. Sin tener un estudio o preparación previa, decide participar en este documental que le abrió los ojos y el corazón hacia el cine.


“Sin el mayor conocimiento, empezamos este documental y fue cuando me empezó a llamar mucha la atención lo que era el cine”, comentó Maica, “fue una prueba bastante difícil y tenía un montón de cosas en mi contra”.


Cuando la oportunidad se le presentó, tuvo que decidir qué camino escoger. Ya tenía un compromiso, pero esta nueva puerta le llamaba la atención. Una de las mayores dificultades es que este proyecto no era remunerado ni aseguraba nada, pero su amor por el arte decidió su camino.


(Foto: Stuardo Andrade)
“Decidí dejar este compromiso por hacer cine”, explica Maica, “mi familia y mis amigos estaban en mi contra, pero fue un proyecto por amor al arte”.

Durante este nuevo proyecto, enfrentó junto con sus compañeros varios problemas derivados de la falta de recursos y dinero para llevarlo a cabo. Llegaron a un punto en donde solo les alcanzaba para el transporte y había muchos días en donde no tenían ni alimentación ni un lugar para dormir.


“Cada adversidad fue difícil de enfrentar. Mucha gente me dio la espalada, pero otra, que en ese momento conocí, se volvió como una fortaleza para seguir adelante”, agregó Maica.

Una de las barreras que enfrenta día a día es la falta de apoyo. “A la gente no le importa”, expresó Maica al hablar de una de las grandes dificultades al promover su arte por el país. Explicó que el arte es una expresión del sentimiento interno y que el poco interés afecta a cada artista.


“Existen muchos artistas que tiene muy buenas ideas y que pueden hacerlas bien fácil, pero nuestro entorno no nos lo permite”, expresó Maica.

Otra de las barreras que ha tenido que enfrentar a lo largo de su carrera es la falta e incumplimiento de liquidación para cada uno de sus trabajos. Sus primeros trabajos fueron producciones para conciertos de marimba, bodas y orquestas. La mayoría de los artistas, al trabajar para alguien, no tienen un contrato legal que estipule que deben ser remunerados, lo que también les impide presentar denuncias ante el ministerio de Trabajo. No existe formalidad y la mayoría de los clientes “se hacen los locos” para no pagar. Con la experiencia se enseñan a sí mismos que hay ciertos factores, como los contratos legales, que deben aprender a exigir al momento de trabajar.


Cofradía de San Sebastián, El Tejar


En enero del 2021, Maica realizó un promocional sobre las fiestas patronales de San Sebastián mientras enfrentaban las restricciones de la pandemia. Este promocional ha sido una de lo más significativos para Maica, no solo porque filmaba la historia de su hogar, El Tejar, Chimaltenango, sino por lo que transmitía a las personas. Durante la pandemia se cancelaron muchas de las actividades para limitar el contagio de Covid-19 y esta producción era un mensaje para las personas. Su propósito era recordar que, a pesar de la situación del país, se celebraría en familia y con mucho amor.


“El primer día que salgo a la calle, mucha gente salió a felicitarme”, destacó Maica sobre su promocional. “Recuerdo que la gente lloraba conmigo, yo lloraba porque no creía que llegaría a tener esa respuesta en los demás”.


Producción audiovisual de la fiesta patronal de la Cofradía de San Sebastián durante la pandemia en 2021. (Video: Juan José Maica)


“Dedicarse al cine, dedicarse al arte, no es bien pagado, pero está sensación no la da el dinero”, expresó Maica, “la recompensa es llegar a la gente y transmitir a través de los sentimientos”.



Un apoyo hacia los artistas


Existen programas, centros y organizaciones de arte, llevados a cabo por el gobierno de Guatemala, que tienen como propósito promover y apoyar a los artistas nacionales. A pesar de esto, muchos artistas no conocen de estos.


El Registro Nacional de Artistas (Renart) es un espacio colaborativo en el que artistas, desde músicos, escultores, cantantes, bailarines, entre otros, pueden difundir y darse a conocer de forma oficial dentro de la nación. Muchos guatemaltecos la utilizan, sin embargo, hay otra parte que no. Este trae beneficios que, para un artista con pocas oportunidades laborales puede encontrar una vía para llegar a ser reconocido por más personas.



(Infografía interactiva: Ammi Canle)


“Hay una falencia en la comunicación para hacerlo”, planteó el viceministro Samayoa, “es importante acercarse a la gente, escucharla porque todos tiene un punto de vista y si nadie sabe que es lo que necesitan realmente, no hay forma de ayudarlos”.



Una saxofonista apasionada


“Llevo 5 años esperando la transferencia de mi pago”, lamentó Cesia García.

Cesia García es una artista musical que lleva más de 10 años en este mundo que le apasiona, llena de experiencias y sentimientos que la llevaron a amar la música por completo. Sus inicios fueron al estudiar en la escuela preuniversitaria de arte, Planeta Musical, ubicada en San Marcos, en donde pudo aprender a tocar la batería, la guitarra, la marimba, un poco de piano y su instrumento musical, el saxofón.


“Hace tiempo, tuve la oportunidad de estar presente en el ensayo de un saxofonista”, recordó Cesia al hablar sobre la elección del saxofón como su instrumento musical, “nunca lo había visto pero me gustó tanto que nació ese deseo en mi corazón de poder aprender a tocarlo”.


(Fotografía: Pablo Melendez)

Durante sus primeros trabajos formales se pudo dar cuenta de algunas de las limitaciones de trabajar en Guatemala. Mencionó que "no hay un apoyo de gente a tu alrededor, porque la mayoría de las personas no lo ven como un trabajo de verdad".


Le pasó en muchas ocasiones, así como lo han mencionado otros artistas, que no le pagaban por su trabajo. “Muchos con los que he trabajado piensan que no es algo serio, mucha gente no quiere pagar o trata de hace rebajas como si fuera algo negociable”.


Muchos piensan que por el hecho de ser amigos o familiares tienen la ventaja de que no serán cobrados. En uno de sus primeros trabajos, fue contratada para tocar el saxofón en la boda de un amigo. Llegó al evento y su amigo, que también era su cliente, quedo en pagarlo por transferencia el pago por su evento. Eso fue hace cinco años y ella sigue esperando la transferencia de ese pago.


Normalmente, nosotros los músicos no hacemos contratos firmados, todo es hablado. Así funcionamos, o por lo menos es así en el círculo de compañeros con los que he trabajado”. Siendo esto uno de los principales factores que afecta el proceso de remuneraciones, siendo nula, muy poca o se efectúa mucho tiempo después.


A pesar de estas dificultades, todos los artistas tienen un objetivo y es hacer lo que aman, lo que les apasiona. Es lo que los mantiene de pie y lo que los impulsa a seguir promoviendo y expresando lo que sienten.


“Es una sensación que te recorre por todo el cuerpo, no hay mejor experiencia que las personas te escuchen en un escenario”, profundizó Cesia.



¿Cómo promover y aumentar el interés del arte en Guatemala?


El viceministro Samayoa explicó que una de las formas para promover el arte en Guatemala es “abrir la brecha comunicacional; buscar formas de reactivar los museos, galerías de arte y áreas de recreación para que los artistas puedan tener más oportunidades de expresar su trabajo”.


Sin embargo, no es algo que puede realizarse de un día para otro. Como parte de la Comisión de Cultura, menciona que tuvo que esperar 10 años para que se aprobaran y se gestionaran una serie de murales internos en el desnivel “La Ceiba”, ubicado en la 14 avenida y bulevar Vista Hermosa de la zona 15 de la capital. Estos murales fueron elaborados por Manuel Chavajay, un artista sololateco. “El propósito era que la gente entendiera un poco de nuestra cultura y que por supuesto, fuera realizado por un artista guatemalteco”, agregó el viceministro.



En Guatemala existen muchas personas con grandes talentos artísticos, muchos tienen la oportunidad de estudiar y recibir un título, otros no. Muchos tienen oportunidades laborales, otros no. Sin embargo, todos tienen una pasión, un deseo de compartir con las demás personas lo que sienten, ya sea por medio de la pintura, del baile o de la música. Hay muchas barreras que dificultan el desarrollo y las oportunidades de los artistas, pero eso no les ha impedido seguir adelante, buscando formas de seguir haciendo lo que aman y buscar la forma de vivir de eso.


42 visualizaciones